Gloria, drama, show y cárcel rodearon la vida de OJ Simpson, ex estrella de NFL

SUCESOS EN LINEA

Las Vegas. Orenthal James Simpson, mejor conocido como OJ, laureado astro del futbol americano y actor de Hollywood, quien fue absuelto de los cargos de doble asesinato de su ex esposa Nicole Brown Simpson (con quien tuvo dos hijos) y su amigo Ronald Goldman en 1994, durante el considerado juicio del siglo, falleció a los 76 años la madrugada del miércoles en Las Vegas a causa de un cáncer de próstata. Su familia confirmó ayer su muerte través de redes sociales.

El 10 de abril, nuestro padre sucumbió a su batalla contra el cáncer. Estaba rodeado de sus hijos y nietos. Durante este tiempo de transición, su familia pide que se respeten sus deseos de privacidad y gracia.

El ex corredor de Bills de Búfalo y los 49ers de San Francisco es considerado uno de los jugadores más importantes en la historia de la NFL. Con los de Nueva York se convirtió en el primero en sumar más de 2 mil yardas en una sola temporada, lo que le valió para ser elegido como el Jugador Más Valioso de la liga en 1973. En su época colegial con los Troyanos del Sur California ganó en 1968 el Trofeo Heisman, que reconoce al mejor jugador universitario.Fui parte de la historia del futbol americano, dijo años después. Si no hiciera otra cosa más en mi vida, ya dejé mi huella.

Fue el primer jugador en alcanzar una marca de acarreos que muchos pensaron que no podría lograrse en una temporada. Sus contribuciones en el campo permanecerán en los archivos en Canton, Ohio, publicó ayer Jim Porter, presidente del Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional, en un comunicado.

El caso que abrió debates

Por mucho tiempo, OJ Simpson fue el hombre que lo tenía todo. Vivió el sueño estadunidense como leyenda del deporte, actor de cine, anunciante y millonario. Durante esos años obtuvo fortuna y adulación, pero su legado se opacó por el trágico suceso.

Lo único que tengo que decir es que es un recordatorio más de que Ron se ha ido todos estos años. No es una gran pérdida para el mundo, mencionó Fred Goldman, padre de Ron, a NBC News, tras el fallecimiento.

El proceso penal fue una sensación mediática. Simpson fue acusado de asesinato, pero antes de entregarse llevó a la policía a una persecución a baja velocidad a través de las autopistas de Los Ángeles. La cual fue televisada en horario estelar y se convirtió en el primero de muchos momentos en la extraña saga que sacudió a Estados Unidos.

Su muerte, casi tres décadas después de los asesinatos que cambiaron su reputación evocó recuerdos de un momento en el tiempo en el que un país sin teléfonos inteligentes estaba pegado a los televisores para ver cómo una camioneta Ford Bronco se abría paso por una autopista de California.

He tenido una buena vida, grandes amigos, dijo en lo que muchos creyeron que era una nota suicida escrita justo antes de partir en su vehículo. Por favor, piensen en el verdadero OJ y no en esta persona perdida.

Racismo y violencia

Su caso avivó una serie de debates sobre racismo, violencia doméstica, la fama de las celebridades y mala conducta policial.

Mientras se esclarecía su situación legal, toda la evidencia recabada en la escena del crimen parecía condenarlo. Gotas de sangre, huellas de los pies y un guante fueron encontrados ahí. Así como un ejemplar adicional de esta última prenda, pero esta vez manchada de sangre y hallada en su residencia.

El ex jugador no testificó, pero los fiscales le pidieron ponerse los guantes en el tribunal. Le costó mucho encajarlos en sus manos y pronunció apenas tres palabras en el juicio: Son muy pequeños. Su abogado Johnnie L. Cochran Jr se dirigió al jurado con un vocablo: Si no encaja, deben absolver.

Un tribunal le absolvió de los cargos de homicidio en 1995, pero otro juicio civil lo declaró responsable de las muertes en 1997 y le ordenó que pagara 33.5 millones de dólares a las familias de Brown y Goldman.

Una década después, encabezó a un grupo de cinco hombres que apenas conocía en una disputa con dos comerciantes de recuerdos deportivos en una habitación de hotel en Las Vegas. Dos de ellos estaban armados. Un jurado encontró culpable a Simpson de robo a mano armada y otros delitos e ingre-só a la cárcel con 61 de edad. Purgó nueve años en una prisión en una zona remota del norte del estado de Nevada, donde trabajó como el conserje del gimnasio del reclusorio.

No se mostró arrepentido cuando fue puesto en libertad bajo palabra en octubre de 2017 e insistió ante la junta de libertad condicional que nada más procuraba recuperar objetos que le fueron robados tras su juicio en Los Ángeles.

Mucha gente debatió que fue condenado en Las Vegas por haber sido absuelto en Los Ángeles. En 2016, fue foco tanto de una miniserie como de un documental de cinco episodios en ESPN.

No creo que la mayoría en Estados Unidos crea que yo lo hice, dijo al diario The New York Times en 1995, una semana después de que el jurado determinó que no mató a Brown y Goldman. He recibido miles de cartas y telegramas de gente que me apoya.

Doce años después, como consecuencia de un repudio masivo del público, el magnate Rupert Murdoch canceló un libro de la editorial HarperCollins, en el que Simpson iba a describir cómo habría causado las muertes. El cual se iba a titular If I Dit It (Si yo lo hubiese hecho).

La familia de Goldman, siempre persistente en hacer efectiva la multimillonaria compensación otorgada en el juicio civil, obtuvo control del manuscrito y le pusieron otro nombre: If I Dit It: Confessions of the Killer. (Si yo lo hubiese hecho: Confesiones de un asesino).

Todo es dinero manchado de sangre y, por desgracia, tuve que unirme a los chacales, declaró Simpson a The Associated Press entonces. Cobró 880 mil dólares de adelanto por el libro, pagados a través de un tercero. Me ayudó a salir de deudas y asegurar mi hogar, afirmó. Menos de dos meses después de perder los derechos del ejemplar, Simpson fue detenido en Las Vegas.

El juicio del siglo significó un cambio radical en la vida de Simpson, quien pasó de héroe de los emparrillados a uno de los personajes más polémicos en la historia del deporte estadunidense. Tras su fallecimiento, el cual recuerda lo controvertido que involucra su caso, la NFL no se ha pronunciado al respecto.

Entre otras reacciones se encuentra la del ex jugador de la NBA Earvin Magic Johnson, quien en su cuenta de la red social X mostró sus condolencias a su familia

Mi esposa y yo estamos orando por los hijos de OJ Simpson, Arnelle, Aaren, Justin, Jason y Sydney, y por sus nietos.


SUCESOS EN LINEA

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist