Protestas y enfrentamiento en la reapertura de Plaza México

Entre condenas, agresiones físicas y performers, se reanudaron las corridas de toros en la Plaza México.

Luego de 20 meses de permanecer cerrado el domo de Insurgentes debido a la pandemia por Covid-19 y una suspensión emitida por un juez de Distrito en Materia Administrativa en la capital que fue revocada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ayer se abrieron las puertas.

Por un lado, las agrupaciones de animalistas marcharon desde la Glorieta de los Insurgentes hacia la Plaza México para manifestar su descontento en donde un grupo de 120 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) ya los esperaban para evitar la confrontación con los asistentes.
La situación no pudo ser contenida, enardecidos por el desechamiento del amparo impuesto por la Asociación Civil Justicia Justa los animalistas trataron de impedir el acceso de los aficionados, a quienes ofendieron con consignas como “¡Asesinos! ¡Esta fiesta pronto se acabará!” o “Tortura, ni arte ni cultura”.

Además, les lanzaron objetos y los policías los resguardaron con sus escudos pero eran insuficientes.

Te puede interesar: Hackean celular de Beatriz Paredes

Jerónimo, director de Animal Heroes, señaló minutos antes que sería pacífica y así “alzar la voz para decirle a la autoridad que no queremos este tipo de eventos”, la cual concluiría en la Monumental Plaza de Toros México.

Sin embargo, al llegar a las inmediaciones de la plaza los manifestantes se encontraron con vallas en diversas calles, lo cual tomaron como un acto de represión.

Otros increparon a comensales de un restaurante aledaño al recinto taurino, donde el encargado, Sergio Juárez, tras las agresiones, refirió que tenían contemplada esa acción debido a las convocatorias que circulaban en Internet y que, incluso los propios comensales lo esperaban, pero lamentó que un menor de edad que iba pasando también fuera víctima del enojo.

Te puede interesar: Lía Limón retira toneladas de basura y casi 3 mil 500 vehículos chatarra en calles de Álvaro Obregón

Los actos violentos continuaron, pues desde el exterior un grupo de animalistas comenzó a arrojar piedras tanto a los uniformados como al interior del inmueble y otros dañaron las instalaciones del recinto con rocas y barretas.

Los amantes de la tauromaquia no se quedaron sin responder a los ataques, ya que algunas personas respondieron desde el exterior del inmueble y otros desde el interior aprovecharon las escaleras que llevan a las gradas para generar provocaciones hacia los inconformes, pues levantaron en alto pañuelos de color blanco, banderillas y una muleta.

Jorge Salgado, uno de los asistentes, dijo que estos grupos de manifestantes hablan de violencia y ellos cometen agresiones y no respetan las libertades de toda la población.