Texas deja morir a 3 mexicanos a causa de leyes inhumanas

El pasado viernes tres mexicanos, una mujer y dos menores, murieron ahogados al intentar cruzar el río Bravo desde Piedras Negras, Coahuila, hacia El Paso, Texas. La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que los connacionales eran originarios del Estados de México y sus cuerpos ya fueron recuperados por la Guardia Nacional mexicana.

El incidente ha causado indignación internacional, ya que, de acuerdo con Angelo Fernández Hernández, vocero de la Casa Blanca, guardias nacionales de Texas impidieron a la Patrulla Fronteriza que asistiera a los migrantes mexicanos que murieron cerca de Shelby Park, en Paso del Águila.

El mismo gobierno de Joe Biden denunció nuevamente ayer la obstrucción de Texas a la patrulla fronteriza para que acceda a un sector de la frontera con México, tras esta tragedia.

Partidario declarado de Donald Trump, quien hizo del combate a la inmigración un tema prioritario de su campaña electoral, el gobernador republicano Greg Abbott desafía abiertamente la autoridad del gobierno de Biden, al que acusa de haber causado una crisis migratoria en la frontera.

“El viernes por la noche, una mujer y dos niños se ahogaron cerca de Eagle Pass, y las autoridades de Texas impidieron a la Policía Fronteriza (US Border Patrol) tratar de asistirlos”, declaró el vocero de la Casa Blanca, Angelo Fernández Hernández.

 

 

“Mientras continuamos estableciendo los hechos de estas trágicas muertes, una cosa es clara: las estratagemas políticas del gobernador Abbott son crueles, inhumanas y peligrosas. La Policía Fronteriza debe tener acceso a las fronteras para hacer cumplir nuestras leyes”, añadió el vocero.

El legislador demócrata de Texas Henry Cuellar también acusó a la Guardia Nacional de Texas, que tomó el control exclusivo de un sector clave de la frontera, “de no haber autorizado el acceso a la Policía Fronteriza para salvar a los migrantes”.

Es una tragedia, de la cual el estado de Texas es responsable”, afirmó en un comunicado el sábado.

El Departamento Militar, responsable de la Guardia Nacional texana, indicó haber sido contactado por la patrulla fronteriza el viernes por la noche sobre la situación de emergencia, y sostuvo que una de sus unidades “buscó activamente en el río con luces y lentes de visión nocturna”, sin hallar migrantes en peligro o cuerpos.

POLÉMICAS MEDIDAS ANTIMIGRANTES
En diciembre, un tribunal federal de apelaciones prohibió a la patrulla fronteriza dañar el alambre de púas instalado por Texas cerca de la ciudad de Eagle Pass, en el río
Bravo, a no ser que lo justifique una emergencia médica.

El Departamento de Justicia acudió a la Corte Suprema para intentar revocar esta sentencia, pero esta semana la Guardia Nacional de Texas comenzó a instalar más alambre de púas, afirmó la asesoría jurídica de la administración Biden, Elizabeth Prelogar, en un recurso enviado el viernes a la máxima instancia judicial del país.

Con información de AFP
y Enrique Sánchez

 

Caravana duerme cerca de panteón

OAXACA, Oax.— Tras prohibirles el acceso a los municipios de Santo Domingo Zanatepec y Santiago  Niltepec, las personas migrantes de la caravana Éxodo de la Pobreza pernoctaron el sábado cerca de un cementerio, ubicado a un costado de la carretera federal 190, en jurisdicción del Istmo de Tehuantepec.

La madrugada del domingo siguieron su camino para sortear el calor sofocante de más de 34 grados con rumbo a Juchitán de Zaragoza, pero antes, pararon en Santo Domingo Ingenio donde la autoridad municipal sí les permitió descansar a cientos de familias, conformadas por hombres, mujeres  embarazadas, menores de edad, jóvenes y algunos adultos mayores.

Rosa Damaris Jobel Vázquez, originaria de Honduras, acusó al gobierno del estado de supuestamente manipular a las autoridades de Zanatepec y Niltepec para bloquearles el ingreso en ambas comunidades zapotecas.

“El gobierno del estado de Oaxaca faltó a su palabra de ofrecernos  ayuda humanitaria”, aseguró la mujer migrante.