‘The Apprentice’ no es una biografía de Trump, sino una cinta punk rock: Abbasi

SUCESOS EN LINEA

Cannes. Una película sobre la juventud de Donald Trump, estrenada ayer, a seis meses de las elecciones de Estados Unidos, y una desmadrada cinta de terror feminista con Demi Moore, The Substance, destacaron en el 77 Festival Internacional de Cine de Cannes, que ya cruzó su ecuador.

The Apprentice, del danés de origen iraní Ali Abbasi, sigue los pasos de un joven Donald Trump (Sebastian Stan) en Nueva York, cuando empieza sus andadas en el sector inmobiliario, y su relación con su mentor, el abogado Roy Cohn (Jeremy Strong).

Al principio, el joven Trump está ávido de consejos para llevar a cabo sus proyectos inmobiliarios y se beneficia de las técnicas de Cohn, de dudosa legalidad. El futuro magnate irá poco a poco haciéndose un lugar en la ciudad y sus negocios, como la Torre Trump, prosperarán.

El filme también muestra la relación con su primera mujer, Ivana, y otros momentos de su vida privada, entre ellos cuando decide hacerse una liposucción.

Queríamos hacer una versión punk rock de un filme histórico, lo que supone que teníamos que mantener un poco de energía, una cierta idea, (y no) ser demasiado minuciosos sobre los detalles y lo que es verdadero o falso, declaró hace poco a Vanity Fair Abbasi, autor del thriller Holy Spider (2022) y Border (2018), ambas premiadas en Cannes.

El filme llega en pleno juicio a Trump en Nueva York, acusado de haber ocultado al fisco los pagos a una estrella porno.

En las notas de prensa sobre el filme, Abbasi señaló que no se propuso hacer un episodio de History Channel.

Agregó: no es una película biográfica de Trump. Estamos interesados en contar una historia muy específica a través de su relación con Roy y viceversa.

De forma independiente a su impacto político, es probable que The Apprentice sea muy discutida como posible contendiente a los premios. La película, filmada con una estética cruda de los años 80, devuelve a Strong a un paisaje neoyorquino de dinero y poder un año después de la conclusión de Succession, de HBO.

The Substance, presentada la noche del domingo, es una historia improbable que une a Demi Moore (61 años) y a la joven Margaret Qualley (29 años), para lo bueno y lo peor.

Tras tomarse una sustancia secreta para rejuvenecer, Moore está obligada a compartir una semana de cada dos con su alter ego Qualley, su versión más bella y perfecta. Pronto la rivalidad estalla entre ellas.

La directora del filme, la francesa Coralie Fargeat, destacó en 2017 con otra película de sangre fácil, Revenge. Esta nueva cinta gore ganó muchos aplausos y ocasionó carcajadas y algún mareo entre el público.

Rencuentro de estrellas

Esta edición de Cannes es la del rencuentro con estrellas veteranas de Hollywood como Francis Ford Coppola, que presentó su megalomaníaca Megalópolis, y Moore, que hacía casi tres décadas que no pisaba la alfombra roja.

Estrella del cine en los años 90, con éxitos como Ghost, Moore firma una arriesgada interpretación, exponiendo su cuerpo desnudo junto al de Qualley, otra actriz con pocos complejos que también destaca en Kinds of Kidness.

Era el desafío ideal. Siempre estoy buscando historias que me saquen de mi zona de bienestar, aseguró en rueda de prensa Moore.

Otra película en competencia que se presentó ayer es The Shrouds, del canadiense David Cronenberg, de 81 años, autor de títulos tan conocidos como Crash y La mosca.

Protagonizada por Vincent Cassel y Diane Kruger, gira en torno a un hombre de negocios que inventa, tras la muerte de su amada esposa, una tecnología revolucionaria que permite a los vivos asistir a la descomposición de sus seres queridos difuntos gracias a mortajas cibernéticas.

Escribí esta película cuando sufría las consecuencias de la muerte de mi mujer, que falleció hace siete años, contó el veterano director en el comunicado.

De aquí al cierre del festival, Cannes vivirá aún varios momentos estelares, como la llegada hoy de la llama olímpica, rumbo a París.

Espera también recibir con todos los honores al director iraní Mohammad Rasoulof, que compite con The Seed of the Sacred Fig, programada para el viernes, el último día de competencia.

Todavía no se sabe si el director podrá presentarlo en persona, después de haber huido clandestinamente de Irán, donde estaba condenado a una pena de cárcel.

Palma de Oro de honor al estudio Ghibli

Fuera de competencia, se entregó ayer una Palma de Oro honorífica al estudio de animación japonés Ghibli, del que han salido clásicos como El viaje de Chihiro, El castillo ambulante y Mi vecino Totoro. El maestro de la animación Hayao Miyazaki estuvo representado por su hijo Gorō.

Me gustaría dar las gracias a todos los seguidores en el mundo, expresó Gorō al recibir el galardón.

El público disfrutó de cuatro cortometrajes del colectivo: Mei y el gatobús bebé, El señor Masa y la princesa Huevo.

Hoy han dado al estudio Ghibli ánimo para los próximos 40 años, señaló Gorō tras la proyección.

En un video, Hayao Miyazaki bromeó sobre la decisión de su hijo de ir a recibir la Palma (lo compadezco), lo que hizo reír al público. Luego agradeció el premio.

El director estadunidense George Lucas, creador de La guerra de las galaxias, recibirá el galardón del encuentro francés en la ceremonia de clausura, que se realizará el sábado.


SUCESOS EN LINEA

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist